¿Qué es la Episiotomía?

¿Qué es la episiotomía? ¿Se realiza en todos los partos? ¿Me traerá complicaciones durante el post parto? Estas y muchas otras preguntas seguramente te haces a medida que se acerca el momento de dar a luz.

¿Qué es la episiotomía? ¿Se realiza en todos los partos? ¿Me traerá complicaciones durante el post parto? Estas y muchas otras preguntas seguramente te haces a medida que se acerca el momento de dar a luz. No tienes de qué preocuparte, es un procedimiento normal que si el médico lo considera necesario a la hora del trabajo de parto lo hará.

Tal vez tú te preguntes, como tantas otras mujeres, cómo es posible que tu bebé pueda pasar por un conducto tan pequeño como tu vagina. La respuesta tiene que ver con lo maravilloso que es el cuerpo humano y los sabios mecanismos de la naturaleza.

En el momento del parto los tejidos de tu vagina se dilatarán naturalmente para dar lugar a que tu bebé nazca. Además, tu médico tomará precauciones para que no tengas ningún desgarro producido por la fuerza que tu bebé realiza al salir.

Sin embargo, algunas veces estos procedimientos no son suficientes por lo que se toma la decisión de realizar una episiotomía.

¿Qué es la episiotomía?

La episiotomía es un pequeño corte en la parte inferior de la vagina llamada periné, que se realiza durante el parto para evitar que se produzca un desgarro en esta zona, lo que podría traerte algunos inconvenientes e incomodidad luego del parto.

¿Cuándo es necesaria una episiotomía?

Esto se realiza en el caso de que no tengas una suficiente dilatación o de que tu bebé deba nacer antes de que se termine esta fase del parto. Este pequeñísimo corte se realiza utilizando anestesia local y luego del parto tu médico realizará unos poquitos puntos para suturarlo y ayudar en su cicatrización.

Como muchas otras cosas en la medicina, se ha pasado por épocas en las que esto se realizaba en todos los partos, a momentos como el actual en el que sólo se realiza si es necesario para prevenir desgarros mayores.

Te puede interesar

Insomnio y cansancio durante el post parto

Cuando el bebé está en casa, tus momentos de descanso dependen de su sueño. Incluso, es común que no logres dormir cuando tengas la oportunidad de hacerlo. Por suerte, se trata de una etapa que lograrás superar siguiendo algunos sencillos consejos.

  • Descansar no siempre implica dormir: si tu bebé está durmiendo y no tienes sueño, puedes aprovechar ese momento para hacer algo que te gratifique. Leer algo ameno, escuchar música o hacer ejercicios suaves puede resultar reparador. Prueba mantener una respiración lenta durante algunos minutos para reponer energía y relajarte.
  • Buena alimentación: el cansancio suele crispar los nervios; por eso, ayúdate con una buena dieta y evita las comidas pesadas, las bebidas colas y el café. Prueba infusiones alternativas de tilo o valeriana. También ten presente que no es momento para obsesionarse con dietas para bajar de peso.
  • Pasea a tu bebé: si tu pediatra lo permite, y no hace mucho frío o calor, puedes llevar a tu bebé de paseo en el cochecito por tu barrio. Cuando caminas te ejercitas y recuperas energía.
  • Apoyo familiar: puedes aprovechar los fines de semana para lograr un descanso más profundo. Busca delegar los cuidados de tu bebé en tu marido o en los abuelos. Cambiar los pañales o dar el biberón puede ser de gran ayuda para revertir parte del agotamiento que acumulas en la semana. Además, es importante que la familia esté atenta para advertir cualquier signo de depresión post parto, típico de este período.

Te puede interesar