El desarrollo y los hitos del bebé: Primeras palabras

 

Aunque los padres están impacientes por escuchar las primeras palabras de su bebé, los psicólogos dicen que las palabras no son la única indicación del desarrollo del lenguaje.

Aquí hay cuatro señales de que tu bebé podría estar hablando en poco tiempo:

1. Primeras palabras famosas

Cuando los bebés tienen alrededor de 10 meses de edad, de repente pueden pronunciar sus primeras palabras reconocibles. La mayoría de las veces, las primeras palabras son "Da-da" y "Ma-ma". Estas expresiones son realmente abreviaturas de palabras. "aba" es la forma de decir agua y "ma" es para decir más. Por el momento, sonidos simples como estos son todo lo que un bebé puede manejar y son lo suficientemente evidentes como para que los padres puedan entenderlos.

2. Tu bebé entiende lo que dices.

Una señal muy importante de que tu bebé está aprendiendo a hablar es que él o ella entiende cada vez más lo que tu dices. Ahora entienden palabras tales como mamá, papá, bebé, juguete, jugo, sí y no. En este momento, tu bebé también podrá entender los nombres de los miembros de la familia y de las mascotas.

3. Despedirse

Por primera vez, tu bebé será capaz de seguir una instrucción sencilla, como "di adiós", "Trae el juguete”, "No hagas eso" o "dame un beso". Esto demuestra que tu bebé no solo ha aprendido palabras separadas y sus significados, sino que ahora puede entender una idea completa. Este es un hito importante en el desarrollo del lenguaje y es una señal de que tu bebé estará hablando antes de lo que te imaginas.

4. Balbuceo

Un bebé también puede comenzar a hacer lo que los psicólogos llaman "balbuceo" o "pseudo" conversaciones. Tu bebé hará como si estuviera teniendo conversaciones, imitando los patrones de habla de un adulto, las expresiones faciales y el tono de voz. Este balbuceo es otra señal segura de que tu bebé se está preparando para hablar. ¡Sigue conversando con el!

Sigue hablando con tu bebé como si estuvieras teniendo una conversación normal, Repite los nombres de algunos objetos o de algunos familiares y describe lo que estás haciendo.  Un evento importante en las vidas de los bebés y de los padres está a punto de ocurrir, pronto tu bebé dirá sus primeras palabras.

Te puede interesar

Dejando los pañales: comprendiendo esta etapa

Tu bebé te va a necesitar mucho cuando vaya aprendiendo a ir al baño. Una gran dosis de cariño y entusiasmo será la mezcla perfecta…

Amor, comprensión y paciencia son los condimentos que más tienes que poner en juego cuando tu bebé da las primeras señales de que no quiere más pañales. El aprender a ir al baño es un proceso en el que los papás deben acompañar a sus hijos, tal como lo hicieron cuando comenzaron a caminar y a comer.

Acuérdate de que ésta es una de las primeras manifestaciones de su autonomía, es muy importante hablar con tu niño o tu niña en todo momento y siempre respetarlo. Pediatras y psicólogos dicen que no hay que presionarlos para orinar o defecar porque ellos darán señales en la medida en que vayan conociendo su cuerpo y puedan manejarlo, ya que deberán desarrollar la capacidad de controlar los músculos de la vejiga y del intestino.

La edad de los pañales

Según la Academia Americana de Pediatría, los bebés con menos de 12 meses no tienen ningún control sobre sus movimientos y poco control aún seis meses después. No hay edad fija para empezar a sacar los pañales, pero es difícil que un niño menor de 18 meses pueda lograrlo. Así, el tiempo promedio para que vayan solitos al baño es de 27 meses. Sin embargo, hay nenes que siguen haciéndose en el pañal hasta después de los tres años. Si es el caso de tu bebé, no lo presiones porque cuando se sienta seguro te pedirá que le saques el pañal.

En esta etapa tan significativa también surgen problemas habituales como la resistencia a sacarse el pañal, los periodos temporarios en los que vuelve a hacerse encima, el estreñimiento, la enuresis (emisión involuntaria de orina) y otros retos que se presentan. Por eso te recomendamos amor, paciencia, premios y aliento, como las mejores herramientas para que tú y tu bebé logren el desafío.