Los beneficios de la danza o el baile en los ninos

Para algunos niños, los movimientos sutiles y estilizados vienen naturalmente y pueden ser tan instintivos como rodar, gatear o caminar, mientras que para otros se necesita un poco más de estímulo y dirección.

Una vez que los niños encuentran su ritmo, debes nutrir su amor por la música, disfrutar del movimiento rítmico a diario e incluso tomar clases de baile para niños. Todo esto puede ser muy valioso. Comenzar la educación de la danza en los primeros años de tu niño realza sus habilidades físicas, emocionales y sociales.

¿Cómo beneficia el baile a los niños pequeños?

Creatividad y autoexpresión

Bailar con los bebés fomenta su sentido de la expresión física.

Participar en clases de baile para niños puede ayudar a estimular su creatividad ya que muchas clases tienen un fuerte elemento de imaginación. Se les pide a los niños que imaginen una variedad de situaciones como estar en la luna, en un picnic o en un bosque y que hagan movimientos y formas en respuesta a la música. Estas actividades también pueden desarrollar el amor y el aprecio por otras ramas del entendimiento y las artes creativas.

Aptitud física y desarrollo

Nunca es demasiado pronto para fomentar el amor por la actividad física en los niños.

Cuando los niños bailan con sus padres u otros niños, están descubriendo toda la amplitud del movimiento, desarrollando conciencia corporal y ajustando su equilibrio, fuerza muscular y coordinación. La asociación de los patrones del movimiento con la diversión y la iluminación crea una conexión positiva entre el uso de su cuerpo, estar en forma y saludable y sentirse bien.

Aprendizaje y coordinación

La música activa el cerebro estimulando los caminos neurales asociados al pensamiento abstracto, la empatía e incluso las matemáticas.

Las melodías de la música y los patrones rítmicos ejercitan el cerebro y ayudan a desarrollar la memoria. Las acciones de acompañamiento que involucran cuerpo y mente de un niño harán  que se nutran los siguientes aspectos:

• El estilo del lenguaje

• El deseo de mover su cuerpo

• La atención del cerebro frente a patrones

• La soberanía del oído para iniciar la comunicación

• La respuesta de la voz a los sonidos

Complementar la danza con algún instrumento musical, también fortalecerá la coordinación ojo-mano, incluso con algo tan simple como tocar en una sartén con una cuchara,

Socialización y conciencia de los demás

La música es una actividad socialmente atractiva, por su misma naturaleza.

A los niños les encanta ver a sus padres cantando y bailando en casa y cuando llegan a unirse y bailar con otros, es un tremendo beneficio para su conciencia social. A medida que se sientan más cómodos, su confianza y socialización mejorarán ya que bailar con otros crea un vínculo emocional.

Madurez y carácter

Las clases de baile para niños proporcionan una rutina y un carácter alrededor de una actividad divertida.

Cada clase es una oportunidad para liberarse física y emocionalmente, ayudando a desarrollar madurez emocional. La capacidad de expresar emociones cómodamente frente a otras personas muestra madurez mental y aprender a hacerlo a través del movimiento y la danza proporciona un espacio seguro para que los niños exploren.

De la cuna a la cama

Mover a tu pequeño de la cuna a un dormitorio es un cambio emocionante. La característica clave de este movimiento es que tu bebé hará la transición de la cuna a una cama y esto puede ser un gran paso para todos los involucrados. Es un hito que con un poco de planificación y organización puede ser muy positivo para todos.

Edad apropiada

Tu pequeño hará el paso de la cuna a la cama en su dormitorio en el momento que sea adecuado para ti y tu familia. Algunos se mudan de la cuna desde los dieciocho meses, mientras que otros pequeños se quedan hasta que tienen casi cuatro años. La llegada de un nuevo hermano es la razón habitual para que tu pequeño haga el cambio de la cuna a la cama y es importante hacer esto bien antes de la llegada ya que ayudará a que sea menos estresante para todos los involucrados.

Otra de las razones comunes para hacer la transición es que tu pequeño pueda comenzar el entrenamiento para ir al baño en la noche o pueda "escapar" de su cuna. Cualquiera que sea la razón por la que decidas trasladarlos a una cama, asegúrate de hablar con ellos y explicarles lo emocionante que es el hecho de que se estén pasando a una cama grande y ayúdales a ver el cambio en su dormitorio como algo positivo.

Cambios lentos

Introducir una nueva cama para tu pequeño puede implicar cambios de diferentes maneras. Puede ser que tengas que involucrarlos en la selección de los tendidos de su nueva "cama de grandes" o que tengas que pedirle ayudar para elegir algunas calcomanías para la pared de su dormitorio.

Es razonable tratar de poner la nueva cama en el mismo lugar de su cuna para que el cambio no sea abrumador y si tienen un juguete u objeto favorito, asegúrate de colocarlo en la cama para que tu pequeño sepa que está rodeado de cosas familiares durante el cambio.

Es razonable evitar las literas hasta que tu pequeño esté en la escuela primaria ya que debes elegir una cama que sea segura para tu pequeño y para tener un poco más de tranquilidad puedes instalar unas barreras de seguridad a los lados de para prevenir que se puedan caer.

Si estás planeando una re-decoración completa de tu casa para hacer la habitación de tu hijo, es útil hacer los cambios en varias etapas para que tu pequeño no se abrume.

Sé positiva

Tu establecerás el ambiente cuando tu pequeño haga el paso de la cuna al dormitorio por lo que centrarse en los aspectos positivos para ellos e involucrarlos en el proceso es fundamental, al igual que mantener la rutina que sueles tener en la noche con tu bebé. Cada niño es diferente, por lo que está bien si tu pequeño se incomoda con los cambios, pronto superará su necesidad de estar en la cuna y hará la transición a la cama a su propio ritmo.

Consideraciones prácticas.

Puedes encontrar que necesitas cambiar el diseño de la habitación de tu pequeño a medida que crece y es posible que también tengas que considerar agregar nuevos elementos a la habitación. Así, antes de comprar una nueva cama, tómate un tiempo para usar nuestra herramienta de decoración de habitaciones para ver cómo se verán los muebles nuevos en la habitación de tu hijo. Puedes utilizar esta herramienta en línea para experimentar con diferentes apariencias y diseños y encontrar la que mejor te parezca. De esta manera podrás asegurarte de que cualquier nuevo mobiliario que añadas a su habitación se ajustará y funcionará de manera práctica.

Recuerda que tu pequeño encontrará que algunos artículos han cumplido su vida útil a medida que ocurre la transición de la cuna al dormitorio. Sin embargo, a menudo se encuentran los siguientes elementos conforme avanzan en su desarrollo.

Caja de juguetes

Esto es un gran artículo para almacenar juguetes después del final de cada tiempo de juego. Es un buen hábito alentar a tu hijo a ser organizado desde el principio.

Estante de libros

Esta es una forma práctica de almacenar sus libros favoritos. También, el hecho de que estén a la vista de tu hijo hace que sea más probable que disfrute el tiempo de lectura contigo.

Área de juego

Esto suele depender de la cantidad de espacio que tenga en el dormitorio. Si tu hijo ha comenzado a dejar de hacer su siesta del mediodía, puedes utilizar este espacio para hacer a algunos juegos tranquilos usando este espacio de su habitación.

Gancho para la maleta

Si tu hijo ha comenzado a ir a la guardería o al kinder, entonces un gancho en la parte posterior de la puerta del dormitorio hará que sea mucho más fácil para ellos colgar su maleta cuando no la estén usando.

Zapatero

Dependiendo del espacio en el cuarto de tu niño, un estante de zapatos es una manera excelente para almacenar estos cuidadosamente y de reducir el desorden alrededor de la casa.