Seguridad en el hogar

Ideas útiles para mantener tu hogar seguro

La mayoría de los accidentes ocurren en casa y más de la mitad involucran a niños menores de 5 años. Aquí hay sólo algunas sugerencias para mejorar la seguridad en el hogar.

En las escaleras

• Coloca puertas o barreras en la parte superior e inferior de las escaleras.

• Abre las puertas siempre y nunca las sobrepases, de lo contrario tu bebé sabrá qué hacer.

• La distancia entre los postes de la barrera no debe ser superior a 10cm.

• Asegúrate de no dejar ropa o juguetes en la escalera y así evitar que alguien se tropiece.

• Enséñale a tu bebé a bajar las escaleras hacia atrás y sobre su estómago. También aliéntalo a subir gateando hasta los 3 años de edad para evitar que se pueda caer.

Medicamentos, Venenos y Químicos

• El envenenamiento no siempre ocurre por productos químicos convencionales como el blanqueador y el líquido de lavado, sino por artículos más comunes. El removedor de esmalte, el desodorante, el maquillaje, las vitaminas, los aceites esenciales, los jabones de burbujas y el alcohol son potencialmente dañinos para tu hijo.

• No creas que las medicinas son buenas, así que mantén siempre su envase claramente etiquetado y desecha cualquier medicamento no utilizado en tu farmacia local.

• Asegúrate de que todas las sustancias potencialmente nocivas se mantengan en un armario seguro fuera del alcance de un niño y comprueba cuál es su capacidad para llegar a éste cuando esté parado en una silla. No olvides que las cerraduras a prueba de niños para cajones y armarios están disponibles en la mayoría de las tiendas.

• Asegúrate de retirar bien el blanqueador y otros residuos químicos de cualquier superficie después de limpiarlas y guarda muy bien los utensilios de aseo ya que los cepillos y los trapos parecen grandes juguetes para la mayoría de los bebés.

• No dejes alimentos para mascotas regados, recógelos tan pronto como tu mascota haya terminado de comer.

En la cocina

• Trata de animar a tus hijos a jugar lejos de la cocina.

• Asegúrate de que todos los cuchillos, tijeras y otros objetos afilados o pesados estén en un armario o un cajón de prueba de niños.

• Asegúrate de que cuando estés cocinando en la cocina, los cuchillos y tablas de cortar estén alejados del borde para evitar puedan caerse.

• Los electrodomésticos no deben dejarse cerca del borde del mesón. Ordena los cables, fíjalos a la parte posterior y apaga el interruptor de alimentación (Breaker)cuando no estén en uso.

• Nunca pases por encima de un niño cargando líquidos calientes o herramientas afiladas.

• Por razones obvias, no guardes porcelanas finas u otros objetos costosos en un armario que esté a baja altura.

• Enseña a tu niño desde temprana edad, las palabras "Caliente", "Peligro" y "Detener" y utiliza estas palabras sólo cuando sea necesario y así mantener su importancia.

• Asegúrate de que las manijas de las ollas no queden cerca al borde de la estufa y considera la posibilidad de usar un protector para el horno ya que la puerta se puede calentar y quemar dedos desprevenidos. También establece reglas estrictas sobre NUNCA tocar el horno, sin importar si está encendido o apagado ya que los bebés y los niños pequeños no podrán distinguir eso.

• Mantén la caneca de basura fuera del alcance de niños ya que pueden tomar el reciclaje demasiado literal.

• Considera la posibilidad de tener un armario o un cajón para que tu bebé juegue. Quizás el cajón de los recipientes plásticos o donde guardes los baberos ya que probablemente no tendrás tiempo de doblarlos.

Seguridad contra incendios

• Asegúrate de que tu hogar esté equipado con al menos un detector de humo por piso y revisa su estado regularmente.

• Ten un plan de evacuación con el que todos los miembros del hogar estén familiarizados.

• Activa la alarma de humo para que tus hijos estén familiarizados con el sonido y sepan que es la señal para salir rápidamente.

• Enséñales a mantenerse agachados y salir si oyen la alarma.

• Nunca fumes cerca de los niños.

• Enséñale a tus hijos a colocar sus manos sobre la cara cuando digas DETENTE, A tirarse al suelo cuando digas AL SUELO y a dar vueltas sobre el suelo cuando digas RUEDA para apagar las llamas si su ropa se incendia.

• Es una buena idea mantener una manta cortafuegos en la cocina en caso de emergencia.

• Si deseas comprar un extintor de incendios, consulta con los bomberos locales cuál es el tipo más apropiado.

• Adicionalmente ponte en contacto con el departamento de bomberos del estado.

Seguridad ELECTRICA

• Asegúrate de tener un interruptor de emergencia instalado por un electricista con licencia. Él te aconsejará cuál es el más conveniente para tu hogar.

• Cubre los tomacorrientes con una cubierta de plástico o pon muebles pesados delante de estos.

• Idealmente, utiliza sólo uno o dos aparatos por cada tomacorriente, la sobrecarga puede provocar un incendio.

• Reemplaza cualquier extensión (cable) que tenga algún signo de desgaste.

• Mantén los cables eléctricos ordenados y fuera del alcance de los niños.

• Nunca dejes un cable de algún electrodoméstico colgando de la mesa de trabajo. Por ejemplo, la plancha o el procesador de alimentos.

• Mantén los interruptores en la posición "apagado" cuando no estén en uso.

Te puede interesar

Dejando el chupo

Unas fotos recientes de Suri Cruise de cinco años de edad chupando su chupo ha causado diferentes noticias alrededor del mundo. Si bien muchas personas se oponen al uso de ellos, no se puede negar que es una bendición para muchos padres. Aparte de ser fáciles de reemplazar si se pierden o se dañan, son una excelente forma para ayudar a que el bebé se tranquilice.

Pero, ¿cuándo debes abandonar el chupo? Y lo más importante, ¿cómo puedes hacerlo de una manera que minimice el estrés para ti y tu pequeño?

¿Cuándo debería quitarle el chupo?

Cuando tu bebé es pequeño, sólo debería usar el chupo para calmarse, pero cuando tiene alrededor de cuatro o cinco meses esto suele cambiar por lo que expertos en el sueño sugieren que es un buen momento para abandonarlo.

Sin embargo, si lo dejas seguir usándolo, la sugerencia es que debe ser eliminado en torno a los dos años de edad. Para Natalie, madre de James (dos años de edad), esto se convirtió en una necesidad. James se despertaba varias veces por la noche y se angustiaba cuando no podía encontrar su chupo. Como resultado Natalie interrumpía su sueño regularmente ya que tenía que entrar y encontrar su chupo con el fin de que se volviera a dormir.

Además, un estudio de la Universidad de Washington indicó que el uso del chupo durante demasiado tiempo puede aumentar las posibilidades de que los niños desarrollen trastornos del habla. Un hallazgo clave fue que los niños que usaban chupo o se chupaban los dedos después de los tres años eran tres veces más propensos a tener un trastorno del habla. Así que, si tu bebé usa chupo, es muy importante limitar su uso y nunca usarlo como un medio para mantener al bebé callado.

El uso a largo plazo también puede afectar los músculos de la boca, haciendo que la lengua se mueva hacia delante contra los dientes y afecte su posición y generando problemas potenciales en el habla de tu hijo.

Consejos para abandonar el chupo

Cuando tomas la decisión de deshacerte del chupo, necesitas establecer algunas pautas para hacerlo.

En primer lugar, es útil limitar dónde y cuándo tu hijo puede usar el chupo. Idealmente, sólo debe ser a la hora de acostarse.

Es más fácil separarlos del chupo cuando son capaces de comunicarse verbalmente contigo. De esa manera puedes explicarle por qué ya no lo necesitan. Dile qué ya es un niño o niña grande y que no necesita usarlo. Una sugerencia popular, es hacer que sea menos atractivo para ellos haciendo un agujero en la parte superior del mismo, esto reduce su capacidad para chupar y lo vuelve menos agradable para ellos. Para muchos niños una vez que el chupo está "roto" perderán su interés en él.

Si es posible, establece una fecha junto con tu hijo para dejarlo y elijan un beneficiario adecuado que puede ser el hada de los dientes, Santa o el conejito de Pascua. A veces incluso tu dentista puede tener un lugar para dar de baja los chupos. Pídele a tu hijo que te lo ayude a envolver para poderlo regalar, esto les ayudará a entender mejor lo que está sucediendo.

Es importante permanecer firme una vez que haya dejado el chupo. Las tácticas de distracción son las mejores en momentos como éste y es posible que necesites encontrar un edredón, una manta suave o un juguete para darle a cambio del chupo.

Debes prepararte para ser muy paciente y apoyar a tu hijo durante la transición, pero debes dejar claro que el chupo ya no estará disponible. El chupo es una fuente de comodidad para un niño pequeño, así que trata de no quitárselo en un momento en el que estén sucediendo otros eventos importantes como un cambio de casa o la llegada de un nuevo bebé.

La vida después del chupo

Natalie sufrió tres noches con un niño muy gruñón hasta que James aceptó que su chupo no iba a volver. Ella se aseguró de entrar cada noche y tranquilizarlo dándole palmaditas suaves y hablando en voz baja con el fin de hacerle saber que no estaba solo y ayudarle a reducir sus niveles de ansiedad. Desde entonces ha dormido toda la noche.

Aunque deshacerse del chupo requiere una atención cuidadosa es importante no devolverse en el proceso una vez que hayas decidido hacerlo.

Sin embargo, lo más importante es hacerlo en un momento que sea bueno para ti y tu bebé, eso hará que la transición sea mucho menos estresante para todos los involucrados.

Te puede interesar